Portada Noticia

Airbnb en República Dominicana: ¿Competencia justa o desigualdad en la Industria Turística?


El turismo en la República Dominicana ha crecido exponencialmente en los últimos años, con una amplia gama de opciones de alojamiento que incluyen hoteles y propiedades de alquiler de corta duración en plataformas como Airbnb. Sin embargo, esta creciente popularidad ha llevado a un desafío importante: la necesidad de regular las plataformas de alquiler de corta duración.

Para agosto de 2023, el país contaba con más de 40,000 propiedades de Airbnb, lo que representa un gran cambio en la industria turística.

En este sentido, el presidente de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores), David Llibre, resaltó la importancia de abordar este reto y establecer una competencia justa entre los hoteles y los dueños de propiedades.

Crecimiento explosivo de Airbnb en la República Dominicana

El impacto de Airbnb en la República Dominicana es innegable. Según datos del Consejo de Fomento Turístico (Confotur) del Ministerio de Turismo (Mitur), hasta agosto de 2023, el país alberga un asombroso total de 43,302 propiedades de Airbnb, con un impresionante inventario de 106,990 habitaciones.

Precios variados por zona

La popularidad de las propiedades de alquiler de corta duración no se limita a una ubicación única, y los precios reflejan esta diversidad geográfica. En las codiciadas playas de Verón-Punta Cana, los turistas pueden esperar pagar un promedio de US$252 por día, mientras que en La Romana, esta cifra asciende significativamente a US$640. En cambio, en Las Terrenas, Samaná, los precios son más asequibles, con un promedio de US$197.

El desafío de la regulación

El presidente de Asonahores, David Llibre, enfatiza que el desafío primordial que enfrenta la industria turística es la regulación de las plataformas digitales de alquiler de corta duración. Según Llibre, «clamamos por la regulación de las plataformas digitales de renta corta para que sea una competencia leal entre los hoteles y los dueños de propiedades». Esta llamada a la acción surge del reconocimiento de que la competencia entre estos dos sectores no siempre es equitativa en términos de regulación y tributación.

La variación de precios: Un dilema para los turistas

Los precios variados en las propiedades de alquiler de corta duración pueden convertirse en un desafío para los turistas. Aunque se comprende que el turismo inmobiliario dependerá de la oferta y la demanda, existen casos donde una habitación en la misma ubicación puede tener una diferencia de más de US$100. Esta variación en los precios plantea interrogantes sobre la transparencia y la equidad en el mercado de alquiler de corta duración.

La necesidad de adaptación y resiliencia

En medio de estos desafíos, David Llibre subrayó la importancia de que la industria turística se adapte a las tendencias actuales y futuras. Esto implica la necesidad de regulaciones que brinden seguridad a los turistas y que establezcan un mercado más equitativo. Llibre enfatiza: «Tenemos que brindar al turista la seguridad de que al momento de alquilar una propiedad no sea una ruleta, sino que a través de su regulación se tenga cierto control.»